CIBERENCICLOPEDIA

¿Por qué ha muerto ahora y no antes el programa de Safe Harbor?

Edward Snowden, ex analista de la NSA y la CIA y autor de las revelaciones sobre espionaje que dieron la vuelta al mundo

El martes pasado se dictó una de las sentencias más importantes en materia de protección de datos de los últimos años. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea #TJUE tomaba la decisión por la cual los Estados Miembros de la #UE podrían a partir de ahora bloquear el envío de datos personales a las empresas de #EE UU si se considera que su protección no fuera adecuada, acabando así con el régimen de #Safe Harbor que la #UE y #EEUU habían acordado hace ya más de 15 años. 

De todos los análisis y conclusiones realizadas por los principales medios internacionales y por los principales expertos y organismos en la materia de la actualidad, se puede a grandes rasgos determinar la importancia de la sentencia y las consecuencias que desencadenará, pero echando la vista hacia atrás ¿Por qué ahora y no hace 3, 5 o 10 años? ¿Qué ha cambiado en todo este tiempo para que Europa decida ahora proteger a sus ciudadanos?

La respuesta se puede encontrar en el cambio de mentalidad de los usuarios de internet, y en los escándalos sufridos por las grandes compañías tecnológicas como #Google o #Facebook.

Cambio de mentalidad de los usuarios de internet: 

A medida que Internet ha ido madurando, y su uso se ha extendido a una grán parte de los habitantes del planeta, nuevas oportunidades han ido surgiendo para las empresas de sacar provecho económico de la red, y de construir negocios en torno a la información que circula por ella. Al mismo tiempo, los internautas se han hecho cada vez más conscientes del valor de su información personal, del volúmen de datos que vuelcan a internet, y de los peligros que conlleva un uso descuidado de los mismos.

En conjunto, se ha producido un incremento importante del valor de los datos y la información de las personas, que gracias a las tecnologías actuales y las que se están desarrollando para el futuro, permiten obtener un beneficio económico a las empresas, particulares, y #ciberdelincuentes.

Escándalos en Google, Facebook, Ebay, etc:

Las ciberorganizaciones más importantes del mundo llevan explotando datos personales desde hace más de una década, pero en estos últimos años han podido sacar provecho de ellos de una forma más intensa y productiva. #Instagram supera los 400 millones de usuarios, #Twitter se encuentra en torno a los 380, al igual #WhatsApp#Facebook alcanza los 1500 y todas superan los miles de millones de valor en el Mercado.

¿Pero cuáles son las noticias más destacadas de estos gigantes tecnológicos? Las filtraciones de #Edward Snowden sobre el espionaje del gobierno americano a los ciudadanos utilizando sus servidores, los escándalos de filtraciones y robo de datos como el de #Ashley Madison, ciberataques masivos a las bases de datos de #Ebay o #PlayStation, etc.

Es decir...

De un tiempo a esta parte se llevan produciendo una serie de eventos y tendencias que han provocado que la #ciberprivacidad se encuentre en el punto de mira de los ciudadanos, autoridades y ciberorganizaciones de todo el mundo, convirtiéndose en una fuente de conflictos y problemas.

En Europa se sospechaba que EEUU ya no protegía correctamente los datos personales, y la gota que ha colmado el vaso ha sido la denuncia de un ciudadano europeo contra #Facebook por llevar sus datos recogidos en #Irlanda, a los servidores de la compañía en EEUU. Bajo su punto de vista, al llegar a este territorio, éstos podrían ser consultados por terceros (el gobierno) para los que no habría dado consentimiento para su acceso, vulnerando así sus derechos sobre privacidad. 

El #TJUE adoptó el martes el mismo punto de vista, calificando la normativa de #EEUU como "muy permisiva con las autoridades públicas", dejando "acceder de forma generalizada al contenido de las comunicaciones electrónicas" y lesionando así el derecho fundamental al respeto de la vida privada. Sin duda, sin la evolución que ha sufrido la privacidad en los últimos años, no habría sido posible llegar a esta conclusión.

En consecuencia, los acuerdos firmados hace 15 años por los que se consideraba que #EEUU garantizaba mediante sus normas una protección suficiente de los datos personales, ya no se consideran válidos, y Europa ha pasado a considerar que si esos datos cruzan la frontera del atlántico, podrán verse comprometidos.

Es por este motivo que ahora, Safe Harbor ha muerto, y a la luz de la nueva concepción de la ciberprivacidad, se deberá construir un nuevo acuerdo que cumpla con las expectativas de seguridad y protección que los propietarios de la información esperan.