CIBERENCICLOPEDIA

Sigue la oleada de secuestros virtuales y falsos en España

En realidad, no se trata de ningún secuestro real, sino de una estafa telefónica o cibernética

La #Policía Nacional alerta en #España sobre un nuevo repunte de llamadas comunicando #falsos secuestros virtuales. de características similares a las producidas en los últimos meses en el país.

Esta modalidad de #estafa consiste en comunicarse con las víctimas, que reciben llamadas telefónicas o mensajes de correo o whatsapp en las que les los supuestos secuestradores les exigen cantidades que oscilan entre los 1.000 a 10.000 euros por la liberación de un familiar o conocido cercano, bajo amenaza de asesinato.

En realidad, no se trata de ningún #secuestro real, sino de una estafa telefónica o cibernética que busca presionar a las víctimas mediante amenazas para que paguen un supuesto rescate antes de colgar el teléfono, y que para añadir realismo y conseguir el pago de la víctima, llegan a imitar la voz de los supuestos secuestrados, e incluso a enviar fotomontajes a través de los chats online para "demostrar" la supuesta situación.

De nuevo, como en anteriores ocasiones, se baraja la posibilidad de que los datos obtenidos con los que llevan a cabo esta extorsión hayan sido obtenidos del entorno familiar, de sus relaciones sociales, y sobre todo de las #redes sociales y de la información que circula en internet sobre las personas, aunque también son capaces de aprovechar o cualquier circunstancia que proporcione información suficiente para fingir el secuestro y darle verosimilitud. 

Seleccionando a las víctimas a través de la red y cometiendo conductas de #acceso a contenidos sin consentimiento, pueden ser capaces de determinar quien tiene el suficiente dinero como para determinar si es fácilmente extorsionable, y pueden preparar sus golpes con la suficiente exactitud como para que a la víctima le resulten muy veraces.

¿Qué hacer ante estos casos?

1. Es importante no bloquearse, mantener la calma, para que la situación no nos supere, actuar con la cabeza fría, y no permitir, en la medida de lo posible, que el interlocutor se adueñe del escenario.

2. Cortar la comunicación lo más rápido posible para no dar más pistas, y no proporcionar más datos que faciliten situarnos en el ambiente de emergencia que nos presentan. Hacer saber al interlocutor que vamos a informar a la policía lo antes posible. 

3. Localizar y comprobar rápidamente al supuesto secuestrado o amenazado, para verificar que se encuentra en perfecto estado. Si se trata de un menor escolarizado en el municipio, llamar al centro educativo para confirmar que está allí. 

4. Avisar a las fuerzas y cuerpos de seguridad e interponer una denuncia dando cuenta de los hechos, y en la que haga constar el máximo de datos útiles para la investigación 

5. No hacer aportaciones dinerarias, por cualquier medio o soporte, a interlocutores desconocidos.

¿Y de forma preventiva?

La exposición en Internet y en las #redes sociales conlleva riesgos relacionados con la seguridad que pueden dar lugar a estos casos. Es muy recomendable protegerse evitando o restringiendo al máximo los permisos de las redes en cuanto a fotos, datos personales o información relevante sobre nuestras actividades de cara al público.

Así mismo, ante cualquier comportamiento sospechoso que se pueda dar en la red, es importante actuar lo más rápido posible de forma eficaz para lograr detectar las amenazas y así vigilarlas antes de que se conviertan en peligros reales.

Por ejemplo, si es posible, se ha de denunciar siempre en las redes sociales todo el contenido que sea molesto, ofensivo, abusivo o extraño, y restringir lo máximo posible los chats como #WhatsApp, #Line o #Instagram:

Facebook: reportar publicaciones

WhatsApp: opciones de privacidad